top

Otros medicamentos

¿Sabía usted?

El propósito de estos medicamentos es proteger y promover la seguridad y bienestar de los individuos con demencia y de los demás. Muchas veces hay maneras de confrontar comportamientos problemáticos que pueden reducir la necesidad de una solución farmacológica. No obstante, estas decisiones se deben tomar con la ayuda del médico. Además, es posible que ciertas formas de demencia beneficien menos de estos fármacos, por lo tanto es importante que ambos usted y el médico sepan el diagnóstico y las necesidades asociadas con el tipo particular de demencia de que su ser querido padece.

Medicamentos, tales como memantine y los inhibidores de colinesterasa, trabajan en retardar la progresión de demencia en el cerebro. Los médicos también pueden recetar medicamentos que ayudan al individuo a tratar con los comportamientos difíciles y los problemas que surgen como resultado de la enfermedad.

Los medicamentos más recetados para tratar estos problemas son:

Medicamentos para la ansiedad (ansiolíticos)

Demencia puede ser un proceso espantoso y preocupante para individuos mientras pierden sus habilidades e independencia. Si la ansiedad es ligera, se puede manejar sin medicina, por ejemplo a través del ejercicio, la meditación u otras actividades que alivian el estrés. Sin embargo, respuestas más severas a la ansiedad – como ataques del pánico o arrebatos emocionales – se necesitan tratar con ansiolíticos, medicamentos que pueden ayudar a la persona a calmarse y a relajarse.

Fármacos comunes (nombre genérico):

  • Ativan® (lorazepam)
  • Buspar® (buspirone)
  • Klonopin® (clonazepam)
  • Serax® (oxazepam)
  • Valium® (diazepam) Xanax® (alprazolam)

Antidepresivos

Muchos individuos con demencia también pueden experimentar la depresión. La pérdida de la movilidad, de las interacciones con el mundo, y de la independencia puede resultar en la fatiga, la desgana, y una falta de interés en las actividades cotidianas. Antidepresivos pueden mejorar ambos el humor y la función de estas personas.

Fármacos comunes (nombre genérico):

  • Aventyl® (nortriptyline)
  • Celexa® (citalopram)
  • Effexor® (venlafaxine)
  • Paxil® (paroxetine)
  • Prozac® (flouxetine)
  • Zoloft® (sertraline)

Antipsicóticos

A medida que la demencia empeore, la habilidad de distinguir entre lo real y lo imaginario disminuye. Cuando esto ocurra, personas con demencia pueden tener alucinaciones o creer que otras personas quieren hacerles daño. A veces, la persona puede ponerse agitada, poco colaboradora o aún hostil. Antipsicóticos se recetan en casos serios así para manejar conducta difícil cuando ansiolíticos no son suficientes.

Fármacos comunes (nombre genérico):

  • Abilify® (aripiprazole)
  • Clozaril® (clozapine)
  • Geodon® (ziprasidone)
  • Risperdal® (risperidone)
  • Seroquel® (quetiapine)
  • Zyprexa® (olanzepine)

Medicamentos para mejorar el sueño (hipnóticos)

Individuos con demencia también pueden tener dificultades de dormir. Muchos de los medicamentos recetados a las personas con demencia pueden causar la fatiga durante el día. Esto hace que es más difícil acostarse o quedarse dormido durante la noche. Algunos cuidadores dicen que es útil limitar la cantidad de siestas que su ser querida toma durante el día. Si un aumento de su actividad diaria no ayuda, los hipnóticos pueden ayudar.

Fármacos comunes (nombre genérico):

  • Ambien® (zolpidem)
  • Restoril® (temazepam)
  • Sonata® (zaleplon)