top

Aricept, Razadyne, and Exelon

¿Sabía usted?

Cognex fue el primer fármaco en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. El Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos lo aprobó en 1993, pero hoy en día no se receta comúnmente debido a los efectos secundarios que puede tener en el hígado.

Los inhibidores de colinesterasa son un grupo de medicamentos recetados a individuos con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. El propósito de estos medicamentos es hacer más lento el progreso de la enfermedad. Para los individuos con demencia, la función del cerebro disminuye porque las células del cerebro ya no pueden comunicarse el uno con el otro tan bien como podían antes. Los inhibidores de colinesterasa aumentan el nivel del neurotransmisor acetilcolina, una sustancia química que ayuda a las células del cerebro comunicarse y funcionar mejor. Una persona que toma uno de estos medicamentos puede acordarse de los nombres y los detalles más fácilmente, o hacer actividades con menos problemas.

Actualmente hay cuatro inhibidores de colinesterasa en el mercado:

  • Aricept® (nombre genérico: donepezil)
  • Razadyne®, antes conocido como Reminyl (nombre genérico: galantamine)
  • Exelon® (nombre genérico: rivastigmine)
  • Cognex® (nombre genérico: tacrine) – menos común

Estos medicamentos típicamente se recetan a individuos en las etapas tempranas a medias de la demencia. Aricept recientemente se aprobó para tratar a la demencia avanzada/severa también. Es importante recordar que estos medicamentos solamente hacen que la progresión de la demencia y la enfermedad de Alzheimer sea más lenta; no paran ni revierten la progresión. Además, a medida que la demencia progrese, estos medicamentos no siempre pueden compensar por el daño que ya ha ocurrido. Estos medicamentos típicamente ayudan solamente por unos meses a unos años.

En general, los individuos que usan inhibidores de colinesterasa experimentan algunos efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes son problemas gastrointestinales, tales como la náusea, la diarrea, el vómito, y la pérdida del apetito.