top

Otros tratamientos

Además de los medicamentos recetados, muchos individuos con demencia usan hierbas medicinales, nutrición suplementaria, u otras terapias alternativas para ayudar tratar la progresión de la enfermedad y los síntomas. Una dieta buena y la actividad física también pueden ayudar retardar el progreso de la enfermedad.

Dieta

Una dieta saludable se ha demostrado que reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y también puede retardar a la progresión de la enfermedad. Específicamente, comer pescado, verduras verdes (por ejemplo, espinaca y lechuga romana) y vegetales crucíferos (por ejemplo, brócoli y coliflor) tiene un efecto positivo. Una dieta colorida también puede ser importante porque las frutas y las verduras que son llenas de color a menudo contienen sustancias químicas que se llaman antioxidantes que ayudan a proteger a las células del daño. Otras comidas que pueden proteger el cerebro incluyen cúrcuma (una especia amarillo que se usa para hacer curry) y la proteína de soja.

Actividad física y ejercicio

La actividad física y el ejercicio parecen proteger la salud del cerebro y han sido asociados con menos declive mental en los adultos mayores y los ancianos. Ahora los científicos están investigando si el ejercicio y la actividad física pueden hacer que la progresión de demencia sea más lenta también.

Suplementos hierbas y dietéticos

Ginkgo biloba:

La hierba medicinal más usada en el tratamiento de los síntomas de demencia es ginkgo biloba, un extracto tomado de las hojas del árbol ginkgo. Este extracto tiene un alto contenido de antioxidantes y se utiliza para mejorar una amplia variedad de funciones fisiológicas, desde la circulación hasta la función mental. No hay mucha evidencia que demuestra los beneficios del ginkgo biloba para los pacientes de demencia, pero en general parece tener algunos efectos secundarios positivos. Puede prevenir o demorar el inicio de la demencia y aun puede ayudar hacer que la progresión de la enfermedad sea más lenta.

Otros suplementos:

Otros suplementos usados por individuos con demencia incluyen la nutrición suplementaria:

  • Vitamina E
  • Selegiline
  • Melatonin
  • DHA (un ácido graso Omega-3 encontrado en el pescado)

Igual que con gingko biloba, ambos la vitamina E y selegline tienen un alto contenido de antioxidantes. Tener niveles bajos de la vitamina E tras un periodo de tiempo extendido ha sido conectado con el desarrollo de la demencia. No obstante, no es claro cómo el uso de vitamina E como un suplemento puede afectar a la demencia una vez que ha sido diagnosticada. La hormona melatonin, normalmente excretada por nuestros propios cuerpos, puede ayudar a los individuos que sufren del insomnio y otros problemas relacionados con el ciclo del sueño, tales como la agitación nocturna (los síntomas empeoran durante la noche).

Comer mucho pescado ha sido asociado con un riesgo más bajo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Actualmente hay estudios para investigar si tomar aceite de pescado o DHA, un ácido graso encontrado en pescado, puede retardar el daño al cerebro en el Alzheimer.

Muchos suplementos herbales y otros suplementos sin receta no son regulados con tanto cuidado que los medicamentos recetados, así que esté seguro que usted le pregunta a su médico como tomar los suplementos (que cantidad, con cuanta frecuencia, etc.).

Tratamientos médicos complementarios y alternativos, y otras terapias alternativas

La medicina complementaria y alternativa (MCA) abarca un rango más amplio de tratamientos y acercamientos (tales como la acupuntura y la medicina homeopática) que anteriormente habían estado afuera del alcance de la medicina regular. En años recientes, más médicos están recomiendo estos tratamientos para complementar los medicamentos y tratamientos más tradicionales.

Individuos con demencia pueden beneficiar de masajes terapéuticos o la acupuntura. Mientras que los masajes terapéuticos estimulan el movimiento y el flujo de la sangre y la linfa, la acupuntura corrige y mejora el flujo de la energía del cuerpo, o Qi. Sin importar su enfoque, ambos los masajes terapéuticos y la acupuntura proveen la oportunidad para el toque y para la liberación del estrés y del dolor que pueden subyacer muchos de los problemas conductuales y psiquiátricos que pueden surgir en individuos con la demencia. Otras terapias, tales como las terapias del arte o de la música o la aromaterapia, pueden ayudar a los individuos con demencia a recordar y experimentar las memorias con más claridad a través del uso de colores, sonidos y aromas familiares.

Igual como los suplementos herbales, los tratamientos y terapias de la MCA no son regulados con tanto cuidado como los medicamentos recetados. Si usted está considerando tratamientos así, es importante preguntar acerca de la experiencia y la certificación del practicante médico que da la terapia.