top

Los problemas emocionales – la depresión, la frustración y la tendencia de agarrar

¿Sabía usted?

Casi 20% de las personas con Alzheimer experimentan la agitación nocturna, o "sundowning," una condición en que la confusión, la ansiedad, la agitación y la desorientación aumentan con el atardecer. Puede ayudar si usted cierra las cortinas y encienda las luces antes del atardecer (Alzheimer's Association, 2007).

Video

Mire un video que describe los problemas emocionales típicos asociados con la demencia (2 minutos; en inglés).

Las personas con demencia que se dan cuenta de que están perdiendo sus habilidades de comunicar y recordar pueden sentir varias emociones, incluyendo las siguientes:

  • el enfado
  • la frustración
  • la ansiedad
  • la depresión

Además, algunas personas con demencia pueden enojarse o ponerse sospechosas cuando malinterpretan cosas que hayan oído. También, puede ser que la enfermedad en si misma disminuye las inhibiciones, con el resultado de que la persona exprese sus emociones más que antes. La persona con demencia puede comportarse de una manera distinta de como se comportaba antes, por ejemplo con risas excesivas o momentos de ira intensa.

La ira y la frustración

Muchas veces, la ira es una respuesta al miedo, la frustración, o la humillación. Lo que parece como ira no provocada puede ser una respuesta a algo en el ambiente. Por ejemplo, algunos cuidadores dicen que sus seres queridos se comportan mal cuando están en público. Visitar un lugar nuevo y estar rodeada por gente desconocida puede dar miedo a la gente con demencia. Igualmente, estar en un ambiente con mucho ruido o actividad puede causar el estrés y la ansiedad. Algunas personas con demencia también se enojan o se sienten frustradas cuando no pueden llevar una tarea al cabo o cuando un cuidador intenta ayudarles.

Estrategias: Cuidadores deben procurar reducir tareas complejas a varios pasos fáciles. Enfoque usted en terminar cada paso antes de darle a su ser querido más instrucciones que pueden ser difíciles de recordar. Muchos cuidadores dicen que es beneficioso darle a su ser querido tareas en que él/ella puede tener voz en lo que está pasando, aunque es solamente para decir si algo está bien. Por fin, si nada funciona, déle a su ser querido tiempo y espacio para calmarse.

La depresión

La depresión es una experiencia común para gente con demencia. Los sentimientos del aislamiento social y del perdido del control pueden contribuir a la depresión. A veces puede ser difícil para los cuidadores distinguir entre la depresión y la demencia porque algunas de los síntomas son iguales, como la apatía, el perdido de la memoria y problemas de dormir.

Hay algunas diferencias importantes entre la depresión en gente con demencia y la depresión en gente sin demencia. Es probable que la depresión con demencia incluya los cambios del humor, las ilusiones, la agitación y la ansiedad. En cambio, algunos síntomas que usualmente son asociados con la depresión están ausentes: la culpa, las tendencias suicidas, y la autoestima baja. Por eso, es importante que el médico que evalúa a la persona con demencia sepa cuales síntomas de la depresión se manifiestan con la demencia.

Estrategias: Cuidadores que están preocupados por la depresión de su ser querido deben hablar con el médico para averiguar si tratamientos médicos o la psicopedagógica sean necesarios. Cuidadores también pueden planear actividades para que su ser querido siga activa y tenga interacciones sociales.

La ansiedad y la tendencia de agarrar

Nuevos lugares y personas pueden causar estrés para gente con demencia, especialmente cuando las memorias de lugares conocidos se desvanecen. Algunas reacciones a la ansiedad que su ser querido puede experimentar incluyen paseándo de un lado a otro, insomnio, inquietud, y agarrándo a objetos o personas conocidas/familiares.

Estrategias: La mejor cosa que usted puede hacer para alguien con demencia que se siente ansioso es decirle a la persona que le importa a usted. También, muchos cuidadores dicen que es beneficioso si su ser querido tiene alguna actividad en que puede enfocar en vez de preocuparse. Por ejemplo, si una persona con demencia se pone ansiosa cuando su cuidador tiene que salir de la casa, el cuidador puede intentar dejar notitas que le dicen donde está y cuando va a volver.

Sugerencias para cuidadores

No hay una manera simple de mejorar las cosas, pero hay acciones que usted puede tomar que ayudarán a su ser querido tratar con sus emociones cuando surgen. Recuerde, no siempre va a poder controlar las emociones de su ser querido, pero sí puede controlar sus propias reacciones. Intente seguir estos pasos para lidiar con los arrebatos:

  • Asegure a su ser querido

    Empiece con decirle que usted está allí. Un toque puede calmar a una persona descompuesta. Sin embargo, el toque también puede aumentar la agitación de la persona.

    “Estoy aquí. Yo te ayudaré.”

  • Responda al contenido emocional

    No importa si él/ella está reaccionando a algo que usted considera trivial; es importante reconocer y respetar sus emociones.

    “Me parece que estás preocupado que vas a llegar tarde.”

  • Centre su atención en algo diferente

    En vez de permitirle centrar su atención en un tema doloroso, intente cambiar el tema de la conversación. La mejor manera de hacer esto es escuchar y seguir la dirección natural de la conversación.

    “Llegar a tiempo debe ser muy importante para ti. Siempre eres muy considerado con los demás. ¿Te importaba mucho ser considerado con los demás cuando eras joven?”

Mire las referencias

Alzheimer’s Association. Sleeplessness and sundowning. In Living with Alzheimer’s. 2007. Available at: http://www.alz.org/care/alzheimers-dementia-sleep-issues-sundowning.asp. Retrieved March 27, 2009.