¿Sabía usted?

Caminar por solo una hora/una hora y media cada semana a un ritmo de 21-30 minutos por kilómetro se asocia con una mejor función cognitiva y menos declive cognitivo.

No hay una manera conocida de prevenir la demencia. Sin embargo, hay ciertas medidas que usted puede tomar para reducir su riesgo de desarrollar la demencia, mejorar su función cognitiva, o hacer más lento el declive cognitivo. Estas medidas incluyen:

  • Tener comportamientos saludables para el corazón
  • Hacer el ejercicio
  • Tener una dieta buena
  • Evitar lesiones cerebrales
  • Hacer actividades mentales
  • Socializarse

Algunos factores pueden disminuir el efecto del daño desarrollando más conexiones entre las neuronas, algo que previniendo daño. Con más conexiones entre las neuronas, la función puede ser más larga mantenido a pesar de daño al cerebro.

Dieta

Una dieta que incluye muchos vegetales, frutas y cereales integrales puede reducir el riesgo de desarrollar la demencia. Estas comidas parecen proteger las neuronas de sustancias químicas que se llaman “radicales libres” que dañan a las células. Las químicas protectoras en estas comidas se llaman antioxidantes. Otras comidas que pueden proteger contra la demencia incluyen la curcumina (el ingrediente principal en la especia cúrcuma) y los ácidos grasos Omega-3 (en el pescado).

En un estudio, mujeres que comían muchos vegetales verdes y frondosos (la espinaca, por ejemplo) y vegetales crucíferas (el brócoli, el coliflor, etc.) tuvieron un índice de declive cognitiva más bajo que las mujeres que comían menos vegetales (Snowdon, 2003).

Ejercicio

El ejercicio ayuda a un cerebro ser más sano, igual que como ayuda para una salud mejor para el resto del cuerpo. El ejercicio y la actividad física mejoran la función cognitiva y reducen el declive cognitivo. La cantidad del ejercicio no tiene que ser extrema. Estudios han mostrado que niveles moderados de actividad (por ejemplo, hacer ejercicio 3 veces por semana) reducen el riesgo de desarrollar la demencia. El efecto se aumenta con una variedad de actividades y parece que hay beneficios aun si el ejercicio se empieza a una edad más vieja.

Mantenga el corazón sano

Los mismos factores que protegen contra la cardiopatía ayudan reducir el riesgo de demencia. Éstos incluyen (además del ejercicio y la dieta saludable) no fumar, mantener un peso saludable, controlar la presión sanguínea, relajarse y reducir el estrés.

Ejercicio mental

Estimulación de la mente aumenta el número y la fuerza de las conexiones entre las células del cerebro, fortalece a las células que usted ya tiene, y aun aumenta un poquito el número de neuronas. Ejemplos de ejercicios mentales que son especialmente efectivos incluyen resolver rompecabezas, aprender algo nuevo, leer materias exigentes, jugar juegos de mesa, tocar un instrumento musical, y bailar.

Proteja su cabeza

Lesiones cerebrales se asocian con un riesgo más alto de demencia. Proteja su cabeza con cascos durante los deportes, lleve su cinturón de seguridad, y evite deportes y situaciones que envuelven daño repetido a la cabeza.

Socialícese

Ancianos que participan en actividades sociales muestran menos declive cognitivo. Una razón por este efecto es que las actividades sociales promueven nuevas conexiones entre las células del cerebro.

Mire las referencias

Snowdon D. Healthy Aging and Dementia: Findings from the Nun Study. Annals of Internal Medicine. Available at: http://annals.org/issues.aspx. Retrieved March 30, 2009.