top

Cambios del cerebro en la enfermedad del Alzheimer

Video

Mire un video que describe los cambios típicos que ocurren en el cerebro durante la demencia (1 minuto y 15 segunods; en inglés).

Los síntomas de la enfermedad del Alzheimer son resultados de ciertos cambios en la estructura del cerebro.

Una analogía simple ayuda a explicar que pasa en el cerebro cuando la enfermedad de Alzheimer se desarrolla. Imagine una ciudad grande con todas las luces encendidas. Cada casa, calle y centro comercial tiene su propio interruptor y bombilla que permite que la gente haga sus actividades diarias. Desde un avión usted puede ver que todas estas luces juntas hacen que la ciudad brille.

Ahora, imagine que hay un problema con el cableado o los circuitos a dentro del sistema eléctrico de la cuidad. Poco a poco, cada casa, calle y centro comercial experimenta un fallo eléctrico y la gente ya no puede seguir con sus vidas normales. Eventualmente, es más difícil cocinar, conducir por la ciudad, e ir de compras en las tiendas. El fallo eléctrico inevitablemente incapacitará a la ciudad entera y a los habitantes.

Ahora piense en el cerebro: imagine que cada célula en el cerebro (una neurona) es una bombilla y que el cerebro entero es la ciudad. Cada neurona ayuda a completar las funciones del cerebro. Mientras funciona normalmente, cada neurona y todos los componentes del cerebro trabajan juntos para llevar a cabo tareas tales como recordar el nombre de un pariente, lavar los platos, o controlar el temperamento.

La enfermedad de Alzheimer gradualmente “apaga” cada neurona en el cerebro, igual que con las luces en la ciudad. Cuando las neuronas individuales dejan de funcionar, el cerebro no funciona tan bien como antes y la persona tiene problemas en pensar, recordar, y completar actividades de la vida cotidiana. Sin embargo, a diferencia de un circuito eléctrico que se puede arreglar, el daño en el cerebro causado por la enfermedad de Alzheimer y por la demencia es permanente y no se puede arreglar.

Aprenda información más detallada acerca de los cambios que ocurren en el cerebro cuando la enfermedad de Alzheimer se desarrolla.

Cambios del cerebro en el Alzheimer

Los cambios del cerebro que pasan con la enfermedad de Alzheimer ocurren en ambos las estructuras grandes y las células pequeñas del cerebro.

Cambios al nivel estructural

El cerebro tiene tres partes distintas:

  1. La corteza cerebral (los lóbulos frontal, parietal, occipital y temporal)
  2. El sistema límbico (el hipocampo, la amígdala, el tálamo, y más)
  3. El tronco encefálico (el cerebelo, la protuberancia, y el bulbo raquídeo)

La Asociación del Alzheimer provee un modelo interactivo del cerebro muy interesante aquí: Adentro del cerebro.

La enfermedad de Alzheimer afecta a ciertas partes del cerebro primero. El sistema límbico – el hipocampo en particular – es atacado primero, y después la corteza cerebral, y el tronco encefálico por último, causando que cada estructura pierda su habilidad de funcionar. Los síntomas que ocurren son un resultado directo de este daño secuencial:

  1. Daño al sistema límbico perjudica a la memoria y causa cambios del estado de ánimo.
  2. Daño a la corteza cerebral resulta en dificultades de controlar los arrebatos emocionales. Gente en esta etapa puede necesitar ayuda con actividades diarias tales como comer, afeitarse o peinarse.
  3. Daño al tronco encefálico durante las etapas avanzadas de Alzheimer perjudica a la función de los órganos, incluyendo las funciones del corazón, los pulmones y varios otros procesos del cuerpo.

Cambios al nivel celular

Células normales del cerebro (neuronas): Neuronas son células en el cerebro que llevan a cabo todas las funciones del cerebro. Hay un espacio entre cada neurona que se llama la sinapsis. Químicas cerebrales, que se llaman neurotransmisores, son liberadas por las neuronas y van a las sinapsis. Los neurotransmisores son importantes para la comunicación entre las neuronas. Esta comunicación es responsable por producir el movimiento y es una parte crucial de los procesos de aprender y recordar. El neurotransmisor más común en el cerebro es el glutamato. Otro neurotransmisor importante para la comunicación entre las neuronas es la acetilcolina.

El efecto de la enfermedad de Alzheimer en las neuronas: Al nivel celular, la enfermedad de Alzheimer ataca a las neuronas del cerebro. Dos proteínas toxicas parecen ser responsables por el daño: beta-amiloide y tau. Proteínas que portan ovillos acumulan adentro de las neuronas, y eventualmente las neuronas se destruyen. Placas neuríticas, que son como cicatrices, acumulan entre las neuronas (NIA, 2008).

Beta-amiloide y placas:En el evento inicial que conduce a la enfermedad de Alzheimer, parte de la neurona que normalmente promueve al crecimiento y a la sobrevivencia neuronal se deteriora en una manera anormal que produce una proteína toxica que se llama beta-amiloide. La acumulación de proteínas beta-amiloide (o la formación de “oligomers”) parece ser la forma más toxica de la proteína. La proteína beta-amiloide daña a las neuronas de por lo menos dos maneras. Afecta al receptor de la neurona para un neurotransmisor particular, y eso, en cambio, interfiere con la habilidad de la célula de funcionar y de mandar mensajes a las otras neuronas. La proteína beta-amiloide también interfiere con otra proteína que es importante para las neuronas poder responder a señales en el hipocampo, un parte del cerebro que es muy importante para la memoria. A medida que la función de la neurona se disminuya, se producen menos neurotransmisores y la comunicación entre las neuronas se disminuye.

La acumulación de placas en el cerebro, previamente considerado la causa principal del Alzheimer, ahora parece ser el resultado del daño en vez de la causa principal, parecido a una costra. Compuesta de proteína y fibras alrededor de la beta amiloide, las placas pueden ser un intento de rodear y proteger las neuronas de los efectos tóxicos de la beta-amiloide. La tasa a que el cerebro produce, degrada o quita la beta-amiloide afecta a la tasa de formación de la beta-amiloide. Fragmentos anormales que se llaman “tau” también se encuentran en las placas del Alzheimer.

Tau y ovillos: Una forma anormal de otra proteína que se llama tau también parece contribuir al desarrollo de la enfermedad del Alzheimer. Tau anormal forma ovillos de proteínas en neuronas que se están degenerando. Los investigadores están aprendiendo sobre como esto ocurre.

Otros factores: Cambios en la habilidad de producir vasos sanguíneos nuevos en el cerebro o cambios en los vasos sanguíneos en si mismos pueden contribuir a una habilidad disminuida de eliminar la beta-amiloide antes de que cause daño. Cambios en el ciclo celular de las neuronas también pueden contribuir al proceso de la enfermedad.

El resultado del daño celular: Cuando las neuronas no pueden comunicarse, la memoria y la habilidad de aprender se dañan. Eventualmente las neuronas se mueren. Debido a todo este daño, el cerebro gradualmente se encoge y se hace menos funcional, lo que llega a muchos de los síntomas de la demencia.

Conocimiento acerca del nivel celular del Alzheimer crea tratamientos: Los científicos trabajan para encontrar maneras de reducir la cantidad de beta-amiloide que se forma, o de eliminarla antes de que empiece a dañar a la neurona. De manera parecida, medicamentos pueden ser desarrolladas para bloquear el daño del tau anormal, una vez que se entienda mejor. Los científicos también están intentando de encontrar maneras de bloquear la progresión/la evolución del daño neuronal una vez que empiece. Muchos medicamentos actuales tienen como objetivo aumentar la cantidad de neurotransmisores en la sinapsis entre las neuronas, o hacen que los neurotransmisores sean más efectivos en ayudar mandar los mensajes de las neuronas.

Mire las referencias

National Institute on Aging. The Hallmarks of AD. Available at: http://www.nia.nih.gov/alzheimers/publication/part-2-what-happens-brain-ad/hallmarks-ad Retrieved March 30, 2009.